gesto_deportivo_web

Las anécdotas tienen un enorme potencial educativo: situaciones de la vida cotidiana pueden ayudan a entender e identificarse con grandes principios éticos.

Es el caso de un atleta español que antepuso la honestidad a un triunfo deportivo.

Iván Fernández Anaya dio toda una lección de deportividad en Navarra al dejar ganar una competición al africano Abel Mutai, quien lideraba la carrera y que a pocos metros de la meta pensó que ya había concluido el recorrido.

Al no hablar castellano, Mutai no entendía que la gente a su alrededor le decía que siguiese porque aún faltaban varios metros. Fernández lo alcanzó y en vez de sacar provecho de la situación para ganar la carrera, animó al africano a seguir corriendo para lograr la victoria. Después declaró:

“No merecía ganar. No le hubiera alcanzado si no se equivoca. Hice lo que tenía que hacer”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *