El Papa Francisco nos invita a practicar en este tiempo de ADVIENTO una “teología de rodillas”, para con corazón sencillo poder conocer a Jesús, quien no vino como un general del ejército o un gobernante potente, sino “como un brote”, un vástago humilde y manso que “ha venido para los humildes, para los mansos, a traer la salvación a los enfermos, a los pobres, a los oprimidos”.
Los ojos de un pobre son más aptos para ver a Cristo y, a través de Él, vislumbrar el perfil de Dios.
Quienes pretendan sondear este misterio con los recursos de su propia inteligencia primero deben ponerse “de rodillas”, en actitud de humildad, de lo contrario “no entenderán nada”.

PAPA FRANCISCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *