Un hombre, nada más morir, se presentó al Señor.

Con cierto orgullo le mostró sus manos:

  • <<¡Mira, Señor, que limpias están!>>.

El Señor le sonrió con un poco de tristeza, y le dijo:

  • <<Es verdad, pero las veo vacías>>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *